El campesino que le dejó el alma al diablo

Benjamín Cubillos murió a orillas del río Yarí en la selva amazónica. Si ya ha leído Mi alma se la dejo al diablo recordará que junto a su cadáver encontraron un escrito a modo de testamento. Escribió que el diablo se le aparecía todas las tardes para llevárselo, dice que lo miraba y salía de río en forma de cerdo. También cuenta que esa misma tarde se le apareció como perro con cabeza negra y cachos. «Quiere mi alma», indicó insistentemente.

Atardecer

¿Sobre qué trata el primer cuento que escribieron? He dejado la pena y he reeditado el primero que escribí. Como profesor, considero importante enseñar a corregir. Atardecer pertenece a la Antología Maniguaje de la Red Relata y el Taller de Escritura Creativa de Florencia. La antología se denomina Cuentos desde el Caquetá. El cual fue compilado por Hermínsul Jiménez Mahecha y editado por Común Presencia Editores.

De siete a ocho

La Luna y yo nos hemos hecho amigos y todas las noches de siete a ocho hablamos de ti. Las nubes despejan el cielo y emerge la luz de las estrellas. El sol ha dejado tras de sí un destello multicolor en el horizonte. Y la Luna está junto al río para que le cuente secretos. En realidad es sólo uno; al menos es uno el que motiva mi alegría y mi tristeza. Con ella envío un mensaje que llega a tu lecho.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: